Category Archives: Jubilación

¿HOMBRE RICO, HOMBRE POBRE?. MEJOR TEN CABEZA.

jorda-zombis

No me gustaría que sonase a batallita, de hecho yo casi no me acuerdo de la serie de 1976 que se llamaba “Hombre rico Hombre Pobre”, tampoco puedo decir que me marcase mucho porque entonces estaba aprendiendo a andar. En ella había dos hermanos, uno de ellos (Peter Strauss) era inteligente, atractivo y ambicioso, perseguía y alcanzaba el sueño americano llegando a ser senador. Naturalmente se dejaba muchos cadáveres en el camino y no acababa de ser feliz. Su hermano, un papel que lanzó a la fama a Nick Nolte, era boxeador, marrullero y  vivía “a salto de mata”. Naturalmente era este segundo personaje el que se ganaba todas las simpatías, era el preferido del público y el más cercano. A la televisión y más a la de aquella época, no se le podían pedir muchos matices, había que ser maniqueo. Eso no quita que, si nos dan a elegir una gran mayoría quisiésemos ser el hermano con posibles o, al menos, querríamos tener esa riqueza que nos permite vivir con cierto desahogo, pero que sigue suponiendo un aliciente para ahorrar y conseguir cosas. Otra cosa es que uno se decida o se vea obligado a ser un malnacido.

¿Un seguro para mi jubilación?

Tengo que independizarme

Tengo que independizarme

De un tiempo a esta parte oigo hablar de pensiones y no puedo evitar que un escalofrío me recorra la espalda. Puede ser porque 36 € de cada 100 € de los presupuestos del Estado van a ese concepto. Puede ser también porque las han revalorizado un triste 0,25%, el mínimo, mientras todos los recibos suben contantemente. Quizá sea porque la dichosa reforma de las pensiones, según quien te la cuenta, va a conseguir que el sistema se sostenga o que los jubilados venideros se mueran de hambre. O puede ser, lo más seguro, porque la veo cada vez más lejos. Hace poco me quedaban 28 años y ahora, dos años después, me siguen quedando esos 28 años para llegar. Y agobia.

Mi Plan de Pensiones

Y pensar que solo me quedan 10 años para jubilarme.

Y pensar que solo me quedan 10 años para jubilarme.

Recuerdo un profesor de economía que tuve el siglo pasado (esta frase me hace sentir inmortal). En su primer día de clase, después de presentarse, nos recomendó que con nuestro primer sueldo abriésemos un Plan de Pensiones. Lo cierto es que con “ventipocos” años ya pueden imaginarse que la cabeza no estaba para mirar tan a largo plazo. Aunque yo no era un tipo especialmente responsable le hice caso. Mi primera empresa ayudaba contribuyendo a mi plan de pensiones con el 50% de la aportación. Efectivamente eran otros tiempos. Ellos eran Promotores del Plan. Cada 10.000 pesetas que yo ponía ellos aportaban otras tantas; entonces eran pesetas. Había aportaciones mensuales y algunas extraordinarias que he seguido manteniendo.

Más de una y más de dos veces me he tirado de los pelos porque ese dinero tan tentador estaba bloqueado, no había manera de meterle mano. Ahí había una entrada para el coche, para una casa, para unas vacaciones, y muchas veces tenía que pasar ciertas penurias pagando letras por no poder utilizarlo. Lo maldije puño en alto mirando al cielo.