¿Comprar vivienda o alquilar?

Alquiler

¿Comprar o Alquilar?

Empecemos por un clásico, por citar  a Sir Winston Churchill. “Evito siempre predecir de antemano, porque es mucho más fácil hacerlo a posteriori”. Al parecer el Primer Ministro Británico tuvo frases y citas para todos los gustos. Esta me parece especialmente acertada porque resume lo que ha sido la predicción económica en los últimos años, es decir, una filfa. Lo que se daba por bueno, lo que se decía en 2007 ya no vale de mucho. Es más, sonrojaría consultar la hemeroteca y ver a mucho gurú pontificando hace unos años sobre el devenir económico y sin decir ni pío sobre las distintas burbujas que hemos sufrido. Hoy ya no tiene mucho mérito decir “yo lo dije, lo dije” y desde luego, ya no tiene mucho mérito analizar lo ocurrido.

Todo aquel que leyó periódicos o escuchó tertulias sabe que España era y sigue siendo, un país donde a falta de mejor inversión, se adquirían propiedades con el ahorro. Ya entonces se nos comparaba con Alemania, donde el alquiler es tradición y más de un 60% de las familias lo eligen. No había producto económico que pudiese ofrecernos unas ganancias como la compra y venta de viviendas. Era habitual comprar sobre plano y vender a las primeras de cambio con unas jugosísimas plusvalías. Pero como sabemos, la rueda paró y ahora está rodando hacia atrás. El que no lo supo ver a tiempo está pagando las consecuencias de las sucesivas bajadas de precios y se estima que aún tardará mucho tiempo en darse salida al stock de viviendas, un stock que independientemente de las cifras que veamos, ha llegado a superar el millón de propiedades.

Esta situación favorece, y mucho, a todo aquel que tenga un dinero, que pueda conseguir hipoteca porque goce de cierto desahogo o seguridad laboral (enhorabuena), pero para todos los demás significa que no es buena idea invertir en vivienda para hacer negocio, ni siquiera en locales o terrenos. Piensa que junto a los gastos de la compra y a los intereses vas a tener que hacerte cargo de impuestos, de gastos corrientes, como la luz, el gas, la comunidad, y prepárate para estar mucho, mucho tiempo con la propiedad en venta o buscando un alquilado. Y todo esto dando por hecho que tengas un precio por debajo del mercado. Si no es así, olvídate.

ALQUILANDO QUE ES GERUNDIO. Visto que la compraventa está siendo marginal en estos últimos años se ha querido promover, desde el mercado inmobiliario, el alquiler como una opción interesante. Siempre lo fue, pero depende mucho de nuestras circunstancias y, sobre todo, de los planes de futuro.

PROS.

  • Ahora mismo ese stock de viviendas en venta se ha convertido en un stock de viviendas en alquiler. Es decir, una mayor oferta de inmuebles viene a suponer una bajada de precios que naturalmente depende de las zonas y características del inmueble.
  • Al contrario que la compra te vas a evitar un montón de costes iniciales, como notarios e impuestos (un 10% de gastos). Por otro lado la cuota mensual siempre será menor que una hipoteca
  • Sigue siendo válido lo que se ha argumentado toda la vida, que pagar un alquiler y no la letra de una hipoteca es tirar el dinero, ahora bien, piensa que el precio que pagas por una vivienda ahora mismo puede ser muy alto dentro de unos meses vista la depreciación del mercado. Y quizá también resulte imposible en su momento vender la vivienda al precio que hemos pagado durante muchos años.
  • Facilidades de movilidad. Tu puesto de trabajo, tu vida puede cambiar y por ello también tu lugar de residencia. Tener una vivienda te ata a ella.
  • Mientras la vivienda se revalorice puede resultar rentable comprar. Pero no parece que se invierta la tendencia en los próximos años y que superemos la burbuja en el corto o medio plazo.
  • Dependiendo del contrato de alquiler que hayas firmado lo más normal es que evites impuestos, reformas, derramas, etc.
  • Según la edad que tengas puede desgravar a hacienda.

 

  • Piensa que el alquiler durante 30 años puede suponer unos 250.000 € y ese capital desembolsado te ha proporcionado techo, pero no algo tangible. Una vivienda es un valor, para ti y para tus descendientes si es que los tienes o están proyectados.
  • Tampoco habrá manera de convertirte en un alquilador, de sacarle un rendimiento a tu propiedad.
  • Tal y como está el euribor ahora mismo los intereses son muy bajos. Pero eso es AHORA MISMO, en 2008 estaba por encima del 5%. Echa cuentas y piensa si vas a poder sobrevivir con unos intereses altos.
  • Según el capricho de los gobiernes puedes desgravar de tus impuestos.
  • Tú mandas en tu casa y no dependes de ningún casero para seguir viviendo allí.

Si te decides por alquilar recuerda llevar el control de ese gasto en nuestra herramienta de www.austere.es. Y sobre todo no olvides tus prioridades y aquello que dijo Quevedo: “Todo necio confunde valor y precio”.

Rafael Jordá