DEUDAS PELIGROSAS

Cuota estatal complementaria correspondiente a base liquidable del ahorro sometida a gravamen?. ¿Y estos tíos de Hacienda hablarán en casa como nosotros?

Hablábamos allá por finales del 2013 de las distintas deudas que podemos contraer, las que son buenas, las malas y las muy malas. Tanto para unas como para las otras existen multitud de productos distintos y será muy interesante que sepamos cual firmamos, dónde está el peligro, para no tener acabar apareciendo en las noticias a la puerta de un banco o abandonando nuestro hogar. Las cosas se pueden torcer con más facilidad de la que pensamos.

DESCUBIERTOS EN CUENTA. Dícese del espeluznante momento en el que hemos gastado más dinero del que teníamos en nuestra cuenta del banco, es decir, nuestro saldo es inferior a CERO. Comprar con tarjeta de crédito o por internet es lo que tiene, que no estamos soltando billetes, no estamos visualizando el gasto, nos venimos arriba y cuando te das cuentas estás creando estos descubiertos; los llamados números rojos porque es el color con el que nos lo listan. En este caso tu banco te permite realizar esos pagos, te adelanta ese dinero que no tenías, que te faltaba, pero naturalmente va a cobrar un interés por hacerlo y no va a ser pequeño. Estos deslices se pagan con creces y gracias a ello los bancos tienen unas sucursales tan bonitas, presentan unas cuentas de resultados que da gusto ver y tienen unos detalles con sus directivos que quitan el hipo. Vaya por delante que no todos los bancos te van a permitir hacerlo, si es tu caso, no vas a poder pagar aquello que hayas comprado y tendrás que valorar las consecuencias. No es lo mismo pagar un seguro del coche que la luz.

No habrá que insistir mucho en que estos descubiertos deben ser evitados a toda costa, no contar con ellos, ponernos  límites de gasto en las tarjetas y procurar estar pendiente de nuestras cuentas.

 PRÉSTAMO PERSONAL Y VIVIENDA. Hay miles y no solo de bancos, también de otras entidades e incluso de supermercados. Son de poca cuantía y se conceden con cierta rapidez. La entidad te da una cantidad de dinero, te cobra unos intereses por hacerlo y se establecen unas letras o cuotas a lo largo de un periodo de tiempo pactado.

Hay préstamos personales en los que te van a dar ese dinero pero respondes con tus vienes presentes o futuros. Son préstamos que duran poco tiempo y servirán para adquirir coches, viajes, electrodomésticos, etc. La entidad que lo conceda va a estudiar tus ingresos y propiedades para asegurarse de que lo vas a devolver. Naturalmente, si no lo haces, irán contra ellas y te las quitarán. Es bastante habitual, e incluso lógico que cuanta menos seguridad tengan de que se lo vas a devolver más intereses te cobren por prestarlo.

También hay préstamos hipotecarios, de mayor cuantía y mayor plazo. La garantía es la propiedad, es decir, si no pagas la pierdes y te verás desahuciado. Normalmente antes de conceder ese préstamo te estudiarán a fondo.

Cuota estatal complementaria correspondiente a base liquidable del ahorro sometida a gravamen?. ¿Y estos tíos de Hacienda hablarán en casa como nosotros?

Cuota estatal complementaria correspondiente a base liquidable del ahorro sometida a gravamen?. ¿Y estos tíos de Hacienda hablarán en casa como nosotros?

PRÉSTAMO EN DIVISAS. En los años del boom inmobiliario cundió la opción de solicitar préstamos en yenes japoneses. Parecía la panacea pero terminó agobiando a mucha gente. El tema era el siguiente. Si uno pide un préstamo en euros le va a calcular su interés en base a índice euríbor, normalmente euríbor más el interés pactado. Tradicionalmente el índice europeo solía estar más alto que los yenes o los francos suizos, pero esas tendencias cambian y los mercados financieros de los que vas a depender pueden darse la vuelta y el tipo de cambio puede jugarte una mala pasada.

 PRÉSTAMOS PRIVADOS. Si las entidades te cierran sus puertas, si no hay manera de conseguir financiación, solo podrás acceder a estos préstamos y ya te imaginarás que no te lo van a hacer sencillo. La publicidad de estas entidades nos suena a todos, ofrecen cancelar embargos, unificar deudas, refinanciar, etc. Todo suena bonito, pero suele no serlo. Los intereses y las comisiones son altos, en algunos casos pura usura. Pero es que además los plazos son cortos y las garantías peligrosas. Es decir, que si no tienes una urgencia muy, pero que muy urgente, olvídate de ellos.

 CRÉDITO. Un banco te da una cantidad de dinero y te cobra unos intereses por ello. A diferencia del préstamo puedes elegir cuando cobrarlo y no solo de una tacada. Si te dan cuatro mil euros y no los utilizas en los tres primeros meses no te cobrarán esos intereses, no devolverás la cantidad que te han prestado hasta el final del plazo que te hayan puesto pero vas a pagar intereses por todo el montante aunque no lo hayas utilizado.

Rafael Jordá