Mi Plan de Pensiones

Y pensar que solo me quedan 10 años para jubilarme.

Y pensar que solo me quedan 10 años para jubilarme.

Recuerdo un profesor de economía que tuve el siglo pasado (esta frase me hace sentir inmortal). En su primer día de clase, después de presentarse, nos recomendó que con nuestro primer sueldo abriésemos un Plan de Pensiones. Lo cierto es que con “ventipocos” años ya pueden imaginarse que la cabeza no estaba para mirar tan a largo plazo. Aunque yo no era un tipo especialmente responsable le hice caso. Mi primera empresa ayudaba contribuyendo a mi plan de pensiones con el 50% de la aportación. Efectivamente eran otros tiempos. Ellos eran Promotores del Plan. Cada 10.000 pesetas que yo ponía ellos aportaban otras tantas; entonces eran pesetas. Había aportaciones mensuales y algunas extraordinarias que he seguido manteniendo.

Más de una y más de dos veces me he tirado de los pelos porque ese dinero tan tentador estaba bloqueado, no había manera de meterle mano. Ahí había una entrada para el coche, para una casa, para unas vacaciones, y muchas veces tenía que pasar ciertas penurias pagando letras por no poder utilizarlo. Lo maldije puño en alto mirando al cielo.

VENTAJAS. Con los años me ha ido cayendo cada vez mejor. Lo cierto es que recomiendan hacerte un Plan en los 40, por aquello de que antes es cuando tienes más gastos y menores sueldos, pero tal y como están las cosas no hay reglas fijas y depende del caso. Efectivamente es una desventaja que sea tan complicado recuperarlo, pero es que si fuese más sencillo no nos llegaría ningún plan de pensiones a la edad de “colgar las botas”. Si estás sobre los 40 años y quieres disfrutar de un sueldecito de unos 600 € en tu jubilación, piensa en ir aportando unos 165 € al mes y pon una velas para que año tras año tenga una rentabilidad superior al 4%. Cuanto antes te líes a aportar más sencillo te resultará, habrá mejores condiciones y menos riesgo.

Existen otras ventajas interesantes. Por un lado no hay nada que nos permita rebajar nuestra declaración de la renta como el Plan de Pensiones/Fondo de Pensiones. Desgrava y mucho. Depende del nivel de renta y hay unos topes, pero siempre sale bien. De cada 1.000 € que aportemos unos 430 vuelven. Ojo, hay un tope de 10.000 € para menos de 50 años, y de 12.000 para mayores. De corazón espero que te estorbe ese tope y puedas soñar con jugosas desgravaciones. Falta le hace a los Planes de Pensiones estos alicientes porque inicialmente es un producto muy poco atractivo, el Martin Feldman (ese Igor de El jovencito Frankenstein ) de los productos financieros. No es solo que el dinero que metamos ahí no lo podremos sacar. No son las estrellas de los bancos, de hecho no suelen competir presentando grandes ventajas, casi todos son parecidos y sus beneficios  modestos. Y eso cuando los hay, porque si no es garantizado puedes perder dinero. Tu objetivo con un plan de Pensiones siempre debiera ser superar la inflación. Para ello déjate asesorar, según la edad, y piensa que según tengas de cerca la jubilación podemos necesitar más o menos riesgo.  Haz cálculos. Los Bancos cogerán tu dinero y lo jugarán en productos según lo hayas elegido; más arriesgados, menos, garantizados, mixtos, etc;  y ojo, te van a cobrar una comisión por todo ello. Naturalmente vigílala.

Siempre podremos cambiar de Plan de Pensiones buscando el mejor postor y respetando ciertas fidelizaciones. Hay un cierto chalaneo con los regalos que te hacen, en realidad remuneraciones en especie que según la cuantía pueden ser batidoras, vajillas, televisores, etc. Todos estos regalos, esta cacharrería, exige una vinculación con esa entidad, así que yo me lo pensaría y me fijaría en las condiciones que te ofrecen. No seamos como los indios a los que engañaban con cuentas de cristal.

Una última ventaja. Tal y como están las cosas, con la jubilación retrasándose cada vez y las numerosas voces expertas que ponen en duda la sostenibilidad del sistema hay que pensar en un Plan de Pensiones, así podremos dormir tranquilos. La pirámide de población es la que es, un callejón peligroso. Cada vez hay menos cotizantes para mantener el estado del bienestar. Cobrar una pensión será complicado y no es mala idea tener un dinerito para complementar nuestra pensión. Esperemos que no se trate de sustituirla.

RECUPERAR TU PLAN DE PENSIONES. Naturalmente la primera forma de recuperar tu dinero es jubilándote. También en caso de incapacidad laboral total y permanente o que tengas una dependencia importante. Por último, en caso de muerte, será un regalo que mitigue el dolor de tus deudos.

Eso a grandes rasgos, pero existen otros casos como el desempleo de larga duración, es decir, 12 meses sin trabajo. También en caso de enfermedad grave que te tenga lejos del trabajo de forma temporal.

Cuando puedas y decidas recuperar tu dinero tienes la posibilidad de hacerlo todo de una vez o bien convirtiéndolo en un sueldo mensual vitalicio. En cualquier caso están consideradas como rendimiento del trabajo, es decir, que hacienda te va a arrear un cañazo importante que además será más alto si sacas todo el dinero a la vez.

Rafael Jordá